Trabajos en Piedra

Las encimeras de piedra son un tipo de encimera que pueden resultar más costosas que otras fabricadas con materiales sintéticos. A su vez, la piedra es uno de los materiales más elegantes que existen.

 

La piedra en sí es uno de los materiales más utilizados para las encimeras, gracias a que tanto el granito como el mármol le dan un toque más elegante al hogar, aunque también hay otros tipos de encimeras de piedra como la de cuarzo. Esto compensa el que este tipo de encimeras requieran de un cuidado más minucioso que otras.

 

 

Encimeras de granito

Este material natural se obtiene a través de la unión de tres materiales esenciales, cuarzo, mica y feldespato.

Es un producto resistente, pesado, perdurable y aporta un toque robusto a la estética de la estancia y por qué no, también de originalidad, ya que cada piedra es única.

Las encimeras de granito no se arañan con facilidad, son muy fáciles de limpiar y resistentes al fuego. No necesitan mucho mantenimiento.

Se puede elegir el tipo de acabado que mejor se adapte a los gustos o necesidades del cliente, ya sea satinado, pulido, flameado, envejecido… Además, el granito en un material económico si tenemos en cuenta su relación calidad – precio.

Uno de sus inconvenientes es la poca resistencia a productos químicos, por lo que tenemos que tener cuidado a la hora de limpiar la encimera, se pueden quedar marcas muy desagradables. La variedad de colores es menor y por su mayor peso, dificulta bastante el trabajo en el momento de su instalación.

 

Encimeras de cuarzo

También es conocido como silestone y es uno de los materiales más resistentes para encimeras de baño y cocina.

Estas encimeras son más higiénicas, no necesitan mucho tiempo de limpieza. Además, tienen una gran resistencia a los productos químicos abrasivos, no se mancha con facilidad y también es antibacteriana.

Otra características a destacar de las encimeras de cuarzo es la calidad de los diferentes acabados que existen, con colores y patrones más homogéneos que otros materiales, lo que le convierte en un producto perfecto para combinar con los muebles o la decoración en general del hogar.

Un inconveniente sería su poca resistencia al calor, si la encimera es expuesta a mucho calor puede dañarse y, una vez dañado el material, puede resultar imposible su reparación.